Artículos por "Año 1960"
3-D 3D Accion Adolescencia Africa Amistad Animacion Animales Antigua Grecia Antigua Roma Antiguo Egipto Antiguo Testamento Año 1903 Año 1928 Año 1931 Año 1933 Año 1934 Año 1935 Año 1937 Año 1938 Año 1939 Año 1940 Año 1941 Año 1942 Año 1943 Año 1944 Año 1945 Año 1946 Año 1947 Año 1948 Año 1949 Año 1950 Año 1951 Año 1952 Año 1953 Año 1954 Año 1955 Año 1956 Año 1957 Año 1958 Año 1959 Año 1960 Año 1961 Año 1962 Año 1963 Año 1964 Año 1965 Año 1966 Año 1967 Año 1968 Año 1969 Año 1970 Año 1971 Año 1972 Año 1973 Año 1974 Año 1975 Año 1976 Año 1978 Año 1979 Año 1980 Año 1981 Año 1982 Año 1983 Año 1984 Año 1985 Año 1987 Año 1988 Año 1989 Año 1990 Año 1991 Año 1992 Año 1993 Año 1994 Año 1995 Año 1996 Año 1997 Año 1998 Año 1999 Año 2000 Año 2001 Año 2002 Año 2003 Año 2004 Año 2005 Año 2006 Año 2007 Año 2008 Año 2009 Año 2010 Año 2011 Año 2012 Año 2013 Año 2014 Año 2015 Año 2016 Año 2017 Año 2018 Años 1910-1919 Años 20 Años 30 Años 40 Años 50 Años 60 Años 70 Atletismo Aventura espacial Aventuras Aventuras marinas Aviones Baloncesto Basado en hechos reales Belico Biblia Biografico Bomberos Boxeo Brujeria Buddy Film Cantinflas Capa y espada Catastrofes Catequesis Celos Ciencia ficcion Cine Cine dentro del cine Cine épico Cine Familiar Cine independiente USA Cine Mexicano Cine mudo Cine Religioso Circo Cocina Colegios y Universidad Colonialismo Comedia Comedia dramatica Comedia negra Comedia Romántica Comic Conferencias Conquista de America Cortometraje Crimen Cristo Cristo te llama Cuentos Deporte Discapacidad Documental Drama Drama carcelario Drama de epoca Drama judicial Drama romantico Drama social Drama sureño Edad Media Ejercito Enfermedad Enseñanza Esclavitud Extraterrestres Familia Fantastico Ficticio Franciscanos Futbol Futbol americano Futuro postapocaliptico Gatos Gore Gran Depresion Guerra Civil Española Guerra de la Independencia Española Guerra de Secesion Guerra Fria Guerras Napoleonicas Hebreos Historias cruzadas Historico Holocausto Holocausto nuclear I Guerra Mundial II Guerra Mundial Infancia Infantil Inmigracion Internet/Informatica Intriga Juego Juegos olimpicos Mafia Magia Marionetas Matematicas Matrimonio Mayores de 15 años Medicina Mediometraje Melodrama Miniserie Miniserie de TV Mitologia Monstruos Musica Musical Naturaleza Navidad Nazismo Novela Nuevo Testamento Origenes del cine Padre Angel Espinoza de los Monteros Pajaros Papas Parodia Pato Donald Pelicula de culto Pelicula de episodios Peliculas Periodismo Perros/Lobos Pintura Piratas Pobreza Policiaco Politica Posguerra Española Precuela Prehistoria Propaganda Protestantes Provida Racismo Radio Rai Fiction Religion Religión Remake Revolucion Francesa Revolucion Mexicana Road Movie Robos & Atracos Robots Roedores Romance Rugby Sacerdotes Satira Sectas Secuela Serie de TV Siglo IV Siglo X Siglo XI Siglo XII Siglo XIII Siglo XIX Siglo XV Siglo XVI Siglo XVII Siglo XVIII Siglo XX Silly Simphony Simios Steampunk Submarinos Supervivencia Telefilm Televisión Católica Thriller Thriller futurista Tom y Jerry Toros Trenes Trenes/Metros Valores Vejez Venganza Viajes en el tiempo Vida Rural Vida Rural Norteamericana Vidas de Beatos Vidas de santos Videos Virgen de Guadalupe Virgen Maria Volcanes Western YouTube



Título original
The Story of Ruth

Año
1960

Duración
132 min.

País
Estados Unidos

Dirección
Henry Koster

Guion
Norman Corwin

Música
Franz Waxman

Fotografía
Arthur E. Arling

Reparto
Elana Eden,  Stuart Whitman,  Peggy Wood,  Jeff Morrow,  Viveca Lindfors, Thayer David,  Les Tremayne,  Eduard Franz,  Leo Fuchs

Productora
20th Century-Fox

Género
Drama | Biblia. Religión

Sinopsis
Basada en el Antiguo Testamento. La hermosa Ruth (Elana Eden) fue vendida, siendo una niña, a unos seguidores del dios moabita Quemos. Siendo ya una jovencita, se conmueve profundamente ante el sufrimiento de un esclavo judío (Tom Tryon); entonces, decidida a renegar de la idolatría, lo libera y traba amistad con su madre (Peggy Wood). Un hecho trágico lleva a las dos mujeres a emprender un difícil viaje hasta Jerusalén. Allí Ruth conoce a Boaz (Stuart Whitman) y se enamora de él. El problema es que ella ya está comprometida con otro hombre, de modo que debe valerse de su ingenio, de su valor y de su nueva fe para resolver el conflicto y hallar la paz.



Título original
Austerlitz

Año
1960

Duración
166 min.

País
Francia

Dirección
Abel Gance

Guion
Abel Gance, Nelly Kaplan, Roger Richebé

Música
Jean Ledrut

Fotografía
Henri Alekan, Robert Juillard

Reparto
Claudia Cardinale,  Jack Palance,  Orson Welles,  Rossano Brazzi,  Pierre Mondy, Leslie Caron,  Vittorio De Sica,  Jean-Louis Trintignant,  Martine Carol, Anna-Maria Ferrero,  Ettore Manni,  Jean Marais,  Georges Marchal,  Jean Mercure, Anna Moffo,  Daniela Rocca

Productora
Coproducción Francia-Italia-Yugoslavia-Liechtenstein;

Género
Drama. Bélico | Histórico. Siglo XIX. Guerras Napoleónicas

Sinopsis
La batalla de Austerlitz (2-XII-1805) fue una de las más brillantes victorias de Napoleón en su lucha contra las potencias absolutistas europeas. Más de treinta años después de la publicación de su biografía sobre Napoleón, Abel Gance volvió a inspirarse en la figura de Bonaparte para dirigir esta épica y colosal reconstrucción de la batalla de Austerlitz (o de los Tres Emperadores), en la que el emperador francés derrotó a los austríacos y a los rusos. Fue producida por Alexander Salkind (Superman) y contó con un reparto estelar.

00:49 , , , , , ,


Título original
The Magnificent Seven

Año
1960

Duración
126 min.

País
Estados Unidos

Dirección
John Sturges

Guion
William S. Roberts

Música
Elmer Bernstein

Fotografía
Charles Lang

Reparto
Yul Brynner,  Steve McQueen,  Charles Bronson,  Eli Wallach,  James Coburn, Horst Buchholz,  Robert Vaughn,  Brad Dexter,  Whit Bissell,  Vladimir Sokoloff, Jorge Martínez de Hoyos,  Enrique Lucero,  Rosenda Monteros

Productora
The Mirisch Corporation / Alpha Productions. Distribuida por United Artists

Género
Western. Aventuras | Remake. Amistad. Buddy Film

Sinopsis
Los humildes habitantes de un pueblo mexicano, que viven modestamente de la agricultura, se hallan a merced de una despiadada banda de forajidos que constantemente les exigen un pago por sus cosechas. Como ellos no saben defenderse, deciden contratar los servicios de siete pistoleros, siete implacables mercenarios cada uno con una habilidad especial en el manejo de las armas.

Premios
1960: Nominada al Oscar: Mejor Banda sonora (Drama o comedia)



Título original
Spartacus

Año
1960

Duración
196 min.

País
Estados Unidos

Dirección
Stanley Kubrick

Guion
Dalton Trumbo (Novela: Howard Fast)

Música
Alex North

Fotografía
Russell Metty

Reparto
Kirk Douglas,  Tony Curtis,  Laurence Olivier,  Peter Ustinov,  Charles Laughton, Jean Simmons,  John Gavin,  Nina Foch,  Herbert Lom,  John Ireland,  John Dall, Charles McGraw,  Joanna Barnes,  Harold J. Stone,  Woody Strode,  Peter Brocco, Paul Lambert,  Nick Dennis

Productora
Bryna Productions / Universal Pictures

Género
Aventuras. Acción. Drama | Antigua Roma. Esclavitud. Biográfico. Histórico. Cine épico

Sinopsis
Espartaco era un esclavo tracio que fue vendido como gladiador a Léntulo Batiato. En Italia promovió y dirigió la rebelión de los esclavos (73-71 a.C.) contra la República romana. A medida que recorrían el país, innumerables esclavos se iban sumando a la rebelión. Espartaco intentará llegar con su ejército al sur de Italia para poner rumbo a sus hogares.

Premios
1960: 4 premios Oscar: actor secundario (Ustinov), fotografía, vestuario y dir. artística
1960: Globos de Oro: Mejor película - Drama. 6 nom. incluyendo actor (Olivier)
1960: Premios BAFTA: Nominada a Mejor película
1960: Sindicato de Guionistas (WGA): Nominada a Mejor guión drama

Críticas
El maestro Kubrick se embarca en una de aventuras (por cierto, con el rodaje ya comenzado) y deja la impronta de su genio desplegando toda su capacidad visual, creando una historia épica a la que Dalton Trumbo -guionista maldito por su afiliación comunista- dio un toque intelectual (y de compromiso con ciertos ideales) no existente hasta la fecha en este tipo de producciones. Casi todos los diálogos son magistrales, el reparto es impresionante (Ustinov y Laughton deslumbran) y, para asegurarse el éxito comercial, el film terminó por conquistar al público con su dosis de aventuras al inicio y su catarata de sentimientos en una emocionante media hora final. Calidad y entretenimiento por igual, a un nivel pocas veces igualado en el género.



Título original
Le dialogue des Carmélites

Año
1960

Duración
112 min.

País
 Francia

Director
Philippe Agostini, Raymond Leopold Bruckberger

Guión
Philippe Agostini, Raimond Leopold Bruckberger (Novela: Gertrud Von Le Fort. Obra: Georges Bernanos)

Música
Jean Françaix

Fotografía
André Bac (B&W)

Reparto
Jeanne Moreau, Alida Valli, Madeleine Renaud, Pascale Audret, Pierre Brasseur, Jean-Louis Barrault, Anne Doat, Georges Wilson

Productora
Coproducción Francia-Italia; Champs-Élysées Productions / Titanus

Género
Drama | Basado en hechos reales. Siglo XVIII. Revolución Francesa. Religión

Sinopsis
En plena Revolución Francesa, la joven Blanche de la Force decide protegerse en un convento y por eso ingresa en la orden Carmelita. Allí conoce a la alegre monja Sor Constance y a la madre Marie, entre otras, y es feliz junto a ellas a pesar de los conflictos externos y de las presiones de su padre para que deje el convento. Film basado en la real y trágica historia acontecida con las dieciséis monjas carmelitas del convento de Compiègne en 1794, y recogida por el escritor francés Georges Bernanos en su obra teatral homónima, que a su vez se inspiró en la pieza “La última del cadalso” de la escritora Gertrud Von Le Fort.

La obra Diálogo de carmelitas de Bernanos hizo más conocido el episodio del martirio de las dieciséis monjas carmelitas (incluyendo una novicia) del monasterio de Compiègne. Su relato es edificante por la fidelidad y serenidad con que afrontaron su martirio. Ojalá que, como decía Tertuliano, que se bautizó al ver la valentía de los primeros mártires cristianos, realmente la sangre de los mártires sea semilla de cristianos, de cristianos comprometidos con su fe y sin miedo a confesarla en público donde sea necesario.

La decapitación de estas monjas por fanáticas muestra que realmente el sueño de la razón produce monstruos, que empezaron con la revolución francesa, hija de la Ilustración que ensalzó la razón pura y condenó la religión como supersticiosa: Aplastad al infame decía Voltaire. 

La fiesta de Nuestra Señora del Carmen de 1794, celebrada en una horrible cárcel de París, tuvo augurios de sangre y de gloria para las monjas carmelitas descalzas del monasterio de Compiègne. Al día siguiente, las dieciséis hijas de Santa Teresa, novicia incluida, iban a ser conducidas a la guillotina por el crimen de ser católicas, “fanáticas” en el lenguaje revolucionario.

Hacía siglo y medio que las carmelitas descalzas de Amiens habían fundado en Compiègne, una ciudad de Oise. La fundación data de 1641, cuando hacía 37 años que había llegado a Francia para iniciar la reforma la Beata Ana de San Bartolomé con Ana de Jesús y otras cuatro monjas españolas.

Al estallar la revolución (1789), las monjas rehusaron despojarse de su hábito carmelita, y cuando los disturbios fueron aumentando, entre junio y septiembre de 1792, siguiendo una inspiración que tuvo la priora Beata Teresa de San Agustín, todas se ofrecieron al Señor en holocausto para aplacar la cólera de Dios y para que la paz divina, traída al mundo por su amado Hijo, fuese devuelta a la Iglesia y al Estado. El acto de consagración, emitido incluso por dos religiosas ancianas que al principio se habían asustado ante el solo pensamiento de la guillotina, se convirtió en ofrecimiento diario hasta el día del martirio, dos años después.

La Asamblea Nacional Constituyente había hecho público un decreto por el que se exigía que los religiosos fueran considerados como funcionarios del Estado. Deberían prestar juramento a la Constitución y sus bienes serían confiscados. Era el año 1790. Miembros del Directorio del distrito de Compiègne, cumpliendo órdenes, se presentaron el 4 de agosto de aquel año en el monasterio a hacer inventario de las posesiones de la comunidad. Las monjas tuvieron que dejar sus hábitos y abandonar su casa. Cinco días después, obedeciendo los consejos de las autoridades, firmaron el juramento de Libertad-Igualdad. Los religiosos que se negaban a firmarlo eran deportados.

Después fueron separadas. Hicieron cuatro grupos y vivían en distintos domicilios, pero continuaron practicando la oración y entregándose a la penitencia como antes.

La regularidad y el orden de su vida, que reproducía todo lo posible en tales circunstancias la vida y horario conventuales, fueron notados por los jacobinos de la ciudad. En ello encontraron motivo suficiente para denunciarlas al Comité de Salud Pública, cosa que hicieron sin pérdida de tiempo.

El régimen del terror estaba oficialmente establecido en Francia y había llegado en aquellos momentos al más alto nivel imaginable. El rey había sido ejecutado y el Tribunal Revolucionario trabajaba sin descanso enviando cientos de ciudadanos sospechosos a la muerte.

La denuncia de las carmelitas decía que, pese a la prohibición, seguían viviendo en comunidad, que celebraban reuniones sospechosas y mantenían correspondencia criminal con fanáticos de París.

Convenía presentar pruebas, y con ese objeto se efectuó un minucioso registro en los domicilios de los cuatro grupos. El Comité encontró diversos objetos que fueron considerados de gran interés y altamente comprometedores. A saber: cartas de sacerdotes en las que se trataba bien de novenas, de escapularios, bien de dirección espiritual. También se halló un retrato de Luis XVI e imágenes del Sagrado Corazón. Todo ello era suficiente para demostrar la culpabilidad de las monjas. El Comité, pues, redactó un informe en el que explicaba cómo, “considerando que las ciudadanas religiosas, burlando las leyes, vivían en comunidad”, que su correspondencia era testimonio de que tramaban en secreto el restablecimiento de la Monarquía y la desaparición de la República, las mandaba detener y encerrar en prisión.

El 22 de junio de 1794 eran recluidas en el monasterio de la Visitación, que se había convertido en cárcel. Allí esperaron la decisión final que sobre su suerte tomaría el Comité de Salud Pública asesorado por el Comité local. Entonces acordaron retractarse del juramento prestado antes, “prefiriendo mil veces la muerte mejor que ser culpables de un juramento así”. Esta resolución las llenó de serenidad. Cada día aumentaba el peligro, pero ellas se sentían más fuertes. Continuaban dedicadas a orar y, gracias a estar en prisión, podían hacerlo juntas, como cuando estaban en su convento. Ya no se veían obligadas a ocultarse y ello les procuraba un gran alivio.

Transcurridos unos días, justamente el 12 de julio, el Comité de Salud Pública dio órdenes para que fueran trasladadas a París. El cumplimiento de tales órdenes fue exigido en términos que no admitían demora. No hubo tiempo para que las hermanas tomaran su ligera colación ni cambiaran su ropa, que estaba mojada porque habían estado lavando. Las hicieron montar en dos carretas de paja y les ataron las manos a la espalda. Escoltadas por un grupo de soldados salieron para la capital. Su destino era la famosa prisión de la Conserjería, antesala de la guillotina y abarrotada de sacerdotes y laicos cristianos igualmente condenados.

Nadie ayudó a las monjas a descender de los carros al final del viaje. A pesar de sus ligaduras y de la fatiga causada por el incómodo transporte, fueron bajando solas. Una de las hermanas, sin embargo, enferma y octogenaria, Carlota de la Resurrección, impedida por las ataduras y la edad, no sabia cómo llegar al suelo. Los conductores de las carretas, impacientados, la cogieron y la arrojaron violentamente sobre el pavimento. Era una de las religiosas que dos años antes había sentido miedo ante el pensamiento de una muerte en el patíbulo y había dudado antes de ofrecerse en sacrificio. Pero en este momento era ya valiente y, levantándose maltrecha, como pudo, dijo a los que la habían maltratado:

“Créanme, no les guardo ningún rencor. Al contrario, les agradezco que no me hayan matado porque, si hubiera muerto, habría perdido la oportunidad de pasar la gloria y la dicha del martirio”.

Como si nada hubiese ocurrido, en la Conserjería prosiguieron su vida de oración prescrita por la regla. No se dejaban perturbar por los acontecimientos. Testigos dignos de crédito declararon que se las podía oír todos los días, a las dos de la mañana, recitar sus oficios.

Su última fiesta fue la del 16 de julio, Nuestra Señora del Carmen. La celebraron con el mayor entusiasmo, sin que por un instante su comportamiento denotase la menor preocupación. Por la tarde recibieron un aviso para que compareciesen al día siguiente ante el Tribunal Revolucionario. La noticia no les impidió cantar, sobre la música de La Marsellesa, unos versos improvisados en los que expresaban al mismo tiempo fe en su victoria, temor y confianza, y que se conservan en el convento de Compiègne.

Ante el Tribunal escucharon cómo el acusador público, Fouquier-Tinville, las atacaba durísimamente: “Aunque separadas en diferentes casas, formaban conciliábulos contrarrevolucionarios en los que intervenían ellas y otras personas. Vivían bajo la obediencia de una superiora y, en cuanto a sus principios y sus votos, sus cartas y sus escritos son suficiente testimonio”.

Fueron sometidas a un interrogatorio muy breve y, sin que se llamara a declarar a un solo testigo, el Tribunal condenó a muerte a las dieciséis carmelitas, culpables de organizar reuniones y conciliábulos contrarrevolucionarios, de sostener correspondencia con fanáticos y de guardar escritos que atentaban contra la libertad. Una de las monjas, sor Enriqueta de la Providencia, preguntó al presidente qué entendía por la palabra “fanático” que figuraba en el texto del juicio, y la respuesta fue:

“Entiendo por esa palabra su apego a esas creencias pueriles, sus tontas prácticas de religión”.

Era su amor a Dios , su fidelidad a los votos y a la religión lo que las hacía merecedoras de la pena capital.

Una hora después subían en las carretas que las conducirían a la plaza del Trono derrocado, hoy plaza de la Nación. En el trayecto la gente las miraba pasar demostrando diversidad de sentimientos, unos las injuriaban, otros las admiraban. Ellas iban tranquilas; todo lo que se movía a su alrededor les era indiferente. Cantaron el Miserere y luego el Salve, Regina. Al pie ya de la guillotina entonaron el Te Deum, canto de acción de gracias, y, terminado éste, el Veni Creator. Por último, hicieron renovación de sus promesas del bautismo y de sus votos de religión.

Una joven novicia, sor Constanza, se arrodilló delante de la priora, con la naturalidad con que lo hubiera hecho en el convento y le pidió su bendición y que le concediera permiso para morir. Luego, cantando el salmo Laudate Dominum omnes gentes, subió decidida los escalones de la guillotina. Una tras otra, todas las carmelitas repitieron la escena. Una a una recibieron la bendición de la madre Teresa de San Agustín antes de ser guillotinadas. Al final, después de haber visto caer a todas sus hijas, la madre priora entregó, con igual generosidad que ellas, su vida al Señor, poniendo su cabeza en las manos del verdugo. Así realizó lo que ella solía decir: “El amor saldrá siempre victorioso. Cuando se ama todo se puede”.

Era el día 17 de julio de 1.794 por la tarde.

Prevaleció un silencio absoluto durante todo el tiempo en que los ejecutores seguían el procedimiento. Las cabezas y los cuerpos de las mártires fueron enterrados en un pozo de arena profundo de casi nueve metros cuadrados en el cementerio parisino de Picpus. Como este pozo de arena fue el receptáculo de los cuerpos de 1298 víctimas de la Revolución, parece no haber muchas esperanzas de recuperar sus reliquias. Una placa de mármol con el nombre de las mártires y la fecha de su muerte figura sobre la fosa y en ella hay grabada una frase latina que dice: Beati qui in Domino moriuntur. Felices los que mueren en el Señor.

Sus nombres eran los siguientes:

•Madeleine-Claudine Ledoine (Madre Teresa de San Agustín), priora, n. en París, el 22 Sept., 1752, profesó el 16 o 17 de Mayo, 1775; •Marie-Anne (o Antoinette) Brideau (Madre San Luis), sub-priora, n. en Belfort, el 7 Dic., 1752, profesó el 3 Sept, 1771; •Marie-Anne Piedcourt (Hermana de Jesús Crucificado), miembro del coro, n. 1715, profesó en1737; al subir al patíbulo dijo: “Los perdono tan de corazón como deseo que Dios me perdone a mí”; •Anne-Marie-Madeleine Thouret (Hermana Charlotte de la Resurrección), sacristán, n. en Mouy, 16 Sept., 1715, profesó 19 Ago., 1740, dos veces sub- priora en 1764 y 1778. Su retrato está reproducido en la página opuesta a la p. 2 en el trabajo de la Sta. Willson citado debajo; •Marie-Antoniette o Anne Hanisset (Hermana Teresa del Santo Corazón de María), n. en Rheims en 1740 o 1742, profesó en 1764; •Marie-Françoise Gabrielle de Croissy (Madre Henriette de Jesús), n. en París, el 18 Junio, 1745, profesó el 22 Feb., 1764, priora desde 1779 a 1785; •Marie-Gabrielle Trézel (Hermana Teresa de San Ignacio), miembro del coro, n. en Compiègne, el 4 de Abril de 1743, profesó el 12 Dic., 1771; •Rose-Chrétien de la Neuville, viuda, miembro del coro (Hermana Julia Luisa de Jesús), n. en Loreau (o Evreux), en 1741, profesó probablemente en 1777; •Anne Petras (Hermana María Henrieta de la Providencia), miembro del coro, n. en Cajarc (Lot), 17 Junio, 1760, profesó el 22 Oct., 1786. •Con respecto a la Hermana Eufrasia de la Inmaculada Concepción, los reportes varían. La Srta. Willson dice que su nombre era Marie Claude Cyprienne Brard, y que nació el 12 de Mayo, 1736; Pierre, que su nombre era Catherine Charlotte Brard, y que nació el 7 de Sept., 1736. Nació en Bourth, y profesó en 1757; •Marie-Geneviève Meunier (Hermana Constanza), novicia, n. 28 Mayo, 1765, o 1766, en St. Denis, recibió el hábito el 16 Dic., 1788. Subió al patíbulo cantando “Laudate Dominum”. Además de las personas mencionadas arriba, tres hermanas laicas y dos torneras sufrieron el martirio. Las hermanas laicas son: •Angélique Roussel (Hermana María del Espíritu Santo), hermana laica, n. en Fresnes, el 4 de Agosto, 1742, profesó el 14 de Mayo, 1769; •Marie Dufour (Hermana Santa Marta), hermana laica, n. en Beaune, 1 o 2 Oct., 1742, entró a la comunidad en 1772; •Julie o Juliette Vérolot (Hermana San Francisco Javier), hermana laica, n. en Laignes o Lignières, 11 Enero, 1764, profesó el 12 Enero, 1789.

Las dos tourières, que no eran Carmelitas, sino simplemente sirvientas de la comunidad, eran: Catherine y Teresa Soiron, n. respectivamente el 2 Feb., 1742 y el 23 Ene., 1748 en Compiègne, ambas estaban al servicio de la comunidad desde 1772.

La Iglesia declaró que el sacrificio de aquellas nobles mujeres no había sido en vano, puesto que “apenas habían transcurrido diez días de su suplicio cuando cesaba la tormenta que durante dos años había cubierto el suelo de Francia de sangre de sus hijos” (decreto de declaración de martirio, 24 de junio de 1905).

El cardenal Richard, arzobispo de París, inició el proceso de su beatificación el 23 de febrero de 1896. El 16 de diciembre de 1902 el papa León XIII declaraba venerables a las dieciséis carmelitas. Se sucedieron los milagros, como una garantía de su santidad, y el 27 de mayo de 1905 San Pío X declaraba beatas a aquellas “que, después de su expulsión, continuaron viviendo como religiosas y honrando devotamente al Sagrado Corazón”.

Los milagros probados durante el proceso de beatificación fueron:

•La curación de la Hermana Clara de San José, una hermana laica Carmelita de Nueva Orléans, cuando se encontraba a punto de morir de cáncer en Junio, 1897; •La curación del Abbé Roussarie, del seminario de Brive, cuando se encontraba a punto de morir, el 1897; •La curación de la hermana Santa Marta de San José, una hermana laica Carmelita de Vans, de tuberculosis y de un absceso en la pierna derecha, 1 Dic., 1897; •La curación de la hermana San Miguel, una franciscana de Montmorillon, el 9 Abril, 1898. Las benedictinas de Stanbrook, en Inglaterra, conservan muchas de las ropas que estaban lavando en la cárcel las mártires cuando fueron conducidas a la guillotina. Estas reliquias provienen de las benedictinas de Cambrai, que se hicieron cargo de ellas a los pocos días del martirio.


Título original
La paz empieza nunca

Año
1960

Duración
100 min.

País
España

Director
León Klimovsky

Guión
Emilio Romero, Domingo Almendros, Jesús Sáiz, Leonardo Martín, León Klimovsky, Enrique Domínguez Millán (Novela: Emilio Romero)

Música
Cristóbal Halffter

Fotografía
Ricardo Torres (B&W)

Reparto
Adolfo Marsillach, Concha Velasco, Carmen de Lirio, Carlos Casaravilla, Kanda Jaque, Antonio Casas, Jesús Puente, Mara Laso, Mario Berriatúa, José Manuel Martín, Arturo López, Juana Alcañiz, Manuel Alexandre, Nicolás Perchicot, Tomás Blanco, Fernando Sancho, José Luis Heredia, Fernando Gaviria

Productora
Compañía Industrial Film Español S.A. (CIFESA)

Género
Drama | Guerra Civil Española. Posguerra española

Sinopsis
Inspirada en la obra homónima del periodista y escritor Emilio Romero. Poco antes de la guerra Civil Española (1936-1939), un grupo de amigos falangistas sueñan con una revolución que transforme España y se dedican a difundir sus ideas entre la población. Al estallar la guerra, uno de ellos, López ((Marsillach), está a punto de morir fusilado, pero salva la vida gracias a un republicano. A continuación, se une al bando nacional. Al terminar la contienda, un viejo camarada lo anima a participar en una operación para acabar con los maquis de Asturias. Aunque ya está casado y tiene hijos, acepta la propuesta; se infiltra entre los guerrilleros y los convence de que les proporcionará armas para seguir luchando.




Título original
Cafe de Chinitas

Año
1960

Duración
80 min.

País
 España

Director
Gonzalo Delgrás

Guión
Gonzalo Delgrás

Música
Daniel Montorio

Fotografía
Sebastian Perera

Reparto
Antonio Molina, Delia Luna, Rafael Farina, Ricardo Canales, Eulalia del Pino, Manuel de Juan, Enrique Avila, Eva Tuset

Productora
Estela Films

Género
Comedia. Musical

Sinopsis
Antonio es un técnico que trabaja en el célebre tablao malagueño Cafe de Chinitas a cargo del telón y que gracias a un amigo logra hacer una audición ante el empresario del local. Contratado como cantante obtiene un éxito tan grande que de inmediato le surgen nuevas ofertas para cantar en otros locales nacionales e internacionales. Tras enfrentarse a su gran amigo y colega Rafael, por el amor de la no menos famosa bailaora Eulalia del Pino, Antonio parte de gira por América. A su regreso quiere volver al Café de Chinitas donde obtuvo sus primeros triunfos, pero sólo queda un solar lleno de ruinas.


15:24 , , ,


Título original
La fiel infantería

Año
1960

Duración
113 min.

País
 España

Director
Pedro Lazaga

Guión
José Luis Dibildos (Novela: Rafael García Serrano)

Música
Antón García Abril

Fotografía
Manuel Berenguer

Reparto
Analía Gadé, Tony Leblanc, Arturo Fernández, Laura Valenzuela, Ismael Merlo, Julio Riscal, Jesús Puente, Enrique Ávila, María Fernanda Ladrón de Guevara, María Mahor, Mabel Karr, Juan Antonio Riquelme, Paloma Valdés, Santiago Ríos, Juan Calvo

Productora
Ágata Films S.A.

Género
Bélico. Drama | Guerra Civil Española

Sinopsis
Después de varios meses en primera línea del frente, llega la orden de relevo para el batallón Barleta. Es el reencuentro de los soldados con sus familias, con sus novias, y sobre todo, con la paz. Pero la tranquilidad dura poco, pues pronto les llega la orden de reincorporarse al frente. Allí se les confiará una peligrosa misión: la toma de Cerro Quemado, una cota difícil.


Gaceta de Guanajuato

{picture#https://pbs.twimg.com/profile_images/1037820556861562881/O6HWAO3Y_400x400.jpg} Eugenio Amézquita Velasco, es un periodista y Editor con más de 37 años en los medios de comunicación impresos. Entre estos, ha trabajado en El Sol del Bajío, El Nacional de Guanajuato, así como Perfiles de León y Perfiles de Irapuato. Se desempeñó como corresponsal para la Agencia de Noticias Notimex y se ha desarrollado durante años en el periodismo digital así como en las redes sociales de diversos puntos de México y ahora en el extranjero. Además de haberse dedicado a la docencia, prosigue su labor periodística como editor y periodista para las secciones Metrópoli, Región y Norte de El Sol del Bajío, de la Organización Editorial Mexicana.

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, Active Javascript para visualizar todos los Widget